El viernes 25 de mayo nos vuelve a visitar Isabel Bolívar. En esta ocasión nos contará su propia visión de los clásicos: una Caperucita que no lleva capa roja, un flautista con serios problemas en Hamelin o una princesa, algo listilla, que ha de enfrentarse a un monstruo no demasiado corriente. Será en la BPM Antonio Pino Pérez a partir de las 17.00.
Entrada libre hasta completar aforo.

CARTEL CUENTACUENTOS MAYO

 

Se abren las inscripciones para el taller que la próxima semana Mon Peraza impartirá en la BPM Antonio Pino Pérez sobre la igualdad de género en los cuentos.
Actividad lúdica, cultural y educativa que pretende fomentar comportamientos igualitarios y acompañar a las familias con la educación en valores al tiempo que promueve la lectura en edades tempranas.
Dirigido a familias con hijos y/o hijas entre 6 y 9 años, promete una dinámica activa y participativa en un ambiente tan creativo como imaginativo pues tendrá por escenario la biblioteca y contaremos con una selección de lecturas muy especial.
Una hora y media de duración que tendrá continuidad en una segunda sesión que se celebrará el 14 de junio.
Comenzaremos a las 16.30 y solicitamos a los participantes puntualidad.

El lápiz de carpintero no es una novela más ambientada en la posguerra española aunque sea una historia que efectivamente retrotraiga a ese periodo. Es una trama que parece lineal pero que juega con el tiempo ─presente, pasado, retorno a la actualidad, vuelta atrás y así hasta el desenlace─, que permite conocer aspectos de las vidas de quienes coincidieron en la cárcel de Santiago o en el sanatorio de Valencia en boca del antagonista, Herbal.
Manuel Rivas recurre al flashback ─con un lápiz de carpintero─ para que aquel narre los hechos en forma de monólogo a penas interrumpido por su interlocutora, María da Visitação.
Un texto escrito con una prosa cuidada, casi poética que rebosa de figuras literarias y donde encontramos localismos y algunos versos que apelan a la competencia literaria del “potencial lector”.
El tono dramático se quiebra con unos diálogos que cargados de ironía ─sirva como ejemplo la conversación que mantienen Casal y Da Barca en torno al origen de las especies─ le dan singularidad a la obra y hacen posible que el lector adolescente haga frente a un argumento que “sin recomendación” podría resultarle arduo.

EL LÁPIZ DEL CARPINTERO