Una jornada que deja huella en el municipio

El ayuntamiento de El Paso firmo hace unos días un convenio de colaboración con SOS Desaparecidos, convirtiéndose así en unos de los primeros de la isla de La Palma que suscriba un convenio de colaboración con la Asociación de Difusión de Personas Desaparecidas (SOS Desaparecidos), entidad sin ánimo de lucro que tiene como fin ayudar a familias con personas en esta situación, canalizando sus demandas ante las administraciones públicas y entidades privadas, además de fomentar la solidaridad ciudadana en estos supuestos.

El alcalde, Sergio Rodríguez, firmó una declaración conjunta de intenciones con el delegado en Canarias de SOS Desaparecidos, Santiago Carlos Martín que será elevada a Pleno en próximas fechas. A tenor del acuerdo suscrito, se establece un vínculo de colaboración entre el Ayuntamiento pasense y la Asociación de Difusión de Personas Desaparecidas, para realizar actividades divulgativas, de formación y de gestión que redunden en beneficio de personas en esta situación y sus familiares.

SOSdesaparecidos es una asociación sin ánimo de lucro constituida en Caravaca de la Cruz (Murcia) en el año 2010, pero que esta activa desde el 2007 y colabora en la difusión de personas desaparecidas de cualquier edad, cuyos familiares no saben qué ha sucedido ni dónde se encuentran.

Para el primer edil Sergio Rodríguez, “El Paso ha abierto sus puertas a una problemática social que en cualquier momento puede afectar a cualquiera. Hemos conocidos casos que sin nombrarlos, por su cercanía, nos llegan en lo más hondo, por la situación que viven los familiares, la incertidumbre, el desconocimiento, son sensaciones que sin duda no dejan que la vida fluya de forma medianamente normal y eso forzosamente tiene que hacerte empatizar”.

El coordinador en Canarias de la Asociación SOSdesaparecidos Santiago Carlos Martín afirmó en el momento de la firma del convenio que “Nadie está preparado psicológicamente para vivir día tras día con la experiencia de tener a un ser querido desaparecido. Necesitamos una página final para poder continuar. Nuestro día a día consiste en aprender a sobrevivir”. “Hoy me puede tocar a mí, mañana te puede tocar a ti, y por ello , no hay que decir, lo importante que puede ser, el que todos sumemos para multiplicar, y conseguir por ello, la localización inmediata de la persona que, por un motivo u otro pudiera estar en riesgo de vida o muerte, porque las horas cuentan”.

Manuel Terrín Benavides se hace con el premio, mientras que Miguel José Fernández con una mención especial

Desde el año 2006, dentro del marco de las Fiestas Trienales de la Bajada de la Virgen del Pino en El Paso, se viene celebrando el “Premio de Poesía Antonio Pino”, que en este año 2018 alcanzó su quinta edición. Este concurso literario se ha forjado una notable reputación dentro de las letras insulares al celebrarse de forma trienal. El certamen lleva el nombre del escritor y poeta canario Antonio Pino Pérez, natural de municipio de El Paso, y que también pone nombre a la Biblioteca Municipal.

El jurado de esta quinta edición compuesto por Ricardo Hernández Bravo, licenciado en filología hispánica y poeta, Juan Calero, gestor cultural y poeta, Julieta Martín, escritora, Antonio Manuel Fernández, Profesor de lengua y literatura, junto a Juan Antonio Pino, hijo de Antonio Pino Pérez y académico de número de la Real Academia de Medicina y Andrés Carmona, concejal de cultura del ayuntamiento de El Paso. Tras la reunión mantenida en el salón de plenos del consistorio pasense, decidió otorgar el premio al poema titulado “Oración en su Bajada” del autor Manuel Terrín Benavides, así mismo concedió una mención al trabajo titulado “El Paso de un soneto” del joven palmero Miguel Jose Fernández.

Manuel Terrín Benavides nació en la localidad de Montoro, provincia de Córdoba, el 30 de junio de 1931, es escritor y poeta, conocido por ser el español que más premios ha ganado en todo el mundo, contando en su haber con 1959 premios y más de 2200 certámenes de literatura, ganando algunos de ellos en varias ocasiones. Manuel Terrín ejerció la mayor parte de su vida laboral especializado en electrónica aeronáutica.​ Cuenta con 32 libros de poesía y 7 de prosa publicados.

El alcalde Sergio Rodríguez habla de “clara consolidación del concurso de poesía Antonio Pino Pérez de La Ciudad de El Paso, una muestra de ello es la diversidad de lugares desde donde llegan trabajos, lo que nos hace entender la importancia que para todos los participantes es poder mostrar su creatividad en esta cita”.

Andrés Carmona concejal de cultura del ayuntamiento de El Paso se muestra muy satisfecho por la gran participación, “estamos convirtiendo, entre todos, el concurso de poesía Antonio Pino Pérez en cita obligatoria para todos aquellos poetas y amantes de este género”. Añadió que “la literatura también tiene un papel protagonista en nuestras fiestas, a parte de este concurso, trabajos premiados que se publicarán en el programa de la Bajada, en el transcurso de la misma se presentarán varios libros, la reedición del poemario “Dándole vueltas al viento” de Antonio Pino, “El libro de Ismael González” de Juan Calero, la novela “El corazón de Débora” de Julieta Martín, la novela “Luces en la Oscuridad” de Ángel Nazco y Oswaldo Izquierdo presentará “La sanidad en el Valle de Aridane”.

Las familias disfrutan de la amplia variedad de actividades del ‘SummerDay 2018’, evento promovido por el Ayuntamiento con una alta participación de colectivos y entidades del municipio.

El Paso recibió el verano por todo lo alto con la celebración este pasado sábado de la segunda edición del ‘Summer Day’, evento que contó con una alta participación durante doce horas de ocio saludable en familia. Niños y niñas, jóvenes y adultos, disfrutaron por igual de una intensa jornada diseñada para la desconexión y el esparcimiento.

La Caminata “La Palma en marcha” en favor de la Asociación Española contra el Cáncer, las actuaciones musicales de Tihuya Cats, Pimienta Selectoras y Grajasound o el espectáculo “Cabaret Vintage”, de la compañía ‘The Circus Troop’, fueron los encargados de dinamizar la jornada, que además contó con las exhibiciones del Club de Lucha Femenina ‘Tenercina’, el grupo de baile ‘Revolution Dance’, el Club de Volley ‘Auarita Viva’ y los grupos infantil y adultos de Zumba de El Paso.

Entre las novedades de este año, el público pudo degustar las tapas y exquisiteces de los stands gourmets de la Asociación Gastronómica Palmera (AGAP), que reunió en esta fiesta veraniega a Bar Central, Gastro Bar Duende del Fuego, Kiosko La Salemera, Postres Luly, Dulces Deleite y Churros Adiona. A este cartel se sumaron además Helados Taburiente, Zumos Natural Island y Cafetería La Plaza, que hicieron las delicias de los asistentes.

Organizado por el Consistorio pasense, ‘Summer Day’ es posible gracias a la colaboración conjunta de Biosfera Escuela, la Asociación Juvenil del municipio “Team Folelé” y el grupo de mujeres “Lo mejor de ti”. Juntos dieron forma a un programa que contó además con multi-torneos, certamen de cocina, sesión de fotos, hinchables de agua, talleres creativos y ecojuegos, iniciación al slackline y a los malabares, body painting, fiesta de la espuma, etc. Otra de las sorpresas de la jornada fue el desfile de moda protagonizado por jóvenes del municipio que no dudaron en lucir las colecciones preparadas por las boutiques ‘Flocka’ y ‘Mi Bolso Dorado’, así como los peinados de las Peluquerías ‘Cris’ y ‘Diferente’.

El público disfrutó además del Sorteo Especial Verano, concediéndose premios tan refrescantes como un viaje a Tenerife por cortesía de Viajes La Molina, entradas a los conciertos de La Bajada de la Virgen del Pino, también para el BBSF de Los Cancajos y diferentes bonos-regalos donados por Bodegas Tamanca, Supermercados Spar, Cafetería El Paso, Taberna El Mayoral, Bar Los Ángeles, Bar Central y cortes de pelo en Peluquería Diferente, Peluquería Nieves Rodríguez y Peluquería Luisa.

El alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, destacó “el ambiente familiar de esta cita, así como la gran variedad y calidad de las actuaciones y exhibiciones de los diferentes colectivos participantes. El Summer Day logra consolidarse, al igual que otros eventos, ayudando a dar vida a nuestro municipio y dinamizando la actividad empresarial. Añadió que “Este año, además, tuvimos la oportunidad de desarrollar la marcha pro- AECC, tratando de visualizar la importante labor que desarrolla esta asociación, a quien le agradezco profundamente la elección de nuestro municipio.”

La concejala delegada del área de Fiestas, Irinova Hernández, “agradeció a todas aquellas personas o colectivos que desinteresadamente de alguna u otra forma colaboraron para que esta segunda edición del Summer Day volviera a ser todo un éxito de participación y de dinamización local”, “ hay una apuesta clara por desarrollar actividades de diversa índole que favorezcan el desarrollo económico y ayuden a consolidar nuestro municipio como un referente del ocio, haciéndolo más atractivo para nuestros vecinos y visitantes”.

El Alma de Tacande

Sucedió en treinta de enero, allá en la remota etapa, de mil seiscientos veintiocho un hecho que al orbe pasma" relata el romance de la aparición del Alma de Tacande en el actual municipio de El Paso que extiende su término por montes donde las cumbres atraviesan mares de nubes y la bruma evanescente de los vientos alisios. Según la tradición más extendida, la casa donde habitó el alma es la que se encuentra próxima a la montaña de la Asperilla, frente a la montaña de Miguel Sosa, entre las que discurre el camino a Enrique. En esa lejana época el monte circundaba la rica Hacienda de Tacande.

Viviendas de oscura piedra seca se confundían con la espesa vegetación. La casa, de unos veintidós metros de largo, y unos seis de ancho y dos de altura, guarda aún hoy la leyenda de un alma en pena que quedó atrapada entre sus paredes y techo a cuatro aguas de teja canaria, con sólo cuatro huecos, una puerta por el Poniente, otra por el Sur y a los lados de ésta dos pequeños postigos. Junto a la casa, un gran aljibe en ruinas. Cuentan que durante 87 días el alma de Tacande deambuló su pena y su pecado. Se presentaba en esta casa a arrullar a un niño y la cuna se movía sola, se oían dulces cantos y voces que de persona no visible procedían y los desconsolados lloros de un niño recién nacido. Otras noches se escuchaban tamborcitos, panderos y castañuelas y cantaban voces de decenas de mujeres invisibles. El 26 de abril, al alma habló y "descargó". Pidió que subiera desde la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios en Los Llanos de Aridane Juan Montiel, confesor que ayudaba en el curato del lugar, hasta la casa de la Hacienda de Tacande haciéndole saber que no tuviese temor que ella era alma cristiana.

El fraile cogió una estola, se puso un relicario y se trasladó a caballo hasta el lugar. Llegaron a Tacande entre la una y la dos de la tarde. El alma recibió al fraile diciéndole "seya muy bien venido", continuó pidiéndole perdón por darle tanto trabajo y agradeciéndole con un "Dios Nuestro Señor se lo pagará". Lo mandó a descansar y merendar, a lo que él se negó. Entonces el alma le dijo "ya se acerca la hora, trate V. Rª. de echar asperges y decir Salmos, para ahuyentar el malo, que quiero declarar quién soy". El fraile así lo hizo y le preguntó al Alma: "Hija mía ¿apartose ya el espíritu malo?", respondiendo el alma "ya se apartó de mi", a lo que contestó el fraile "pues ya podreís decirnos quien sois y que es lo que queréis" y el Alma dijo: "Soy Ana González...". Descubriéndose en ese momento que era familia de los moradores de aquella casa. Había muerto de parto, dejando a un recién nacido al que le pusieron el nombre de Salvador, ella pidió que lo trajeran y le dijo en voz alta: "Hijo pedazo de mi corazón, chiquito y por criar". Le suplicaron calmarse y "al punto, sosegó su llanto".

Continuó el alma hablando y pidiendo poder conversar con su sobrina Juana Gutiérrez a quien dijo que recordara cuando " te pregunté si estabas preñada, como decían, y me respondiste que no estaba tal, que era testimonio que te levantaban. Yo no le di crédito y tuve para mi que estabas preñada, y lo dije". Continuó diciendo que lo había confesado y se le mandó "pidiese perdón delante de las personas a quien yo lo había dicho, y no lo pedí. Mándame Dios Nuestro Señor te pida perdón: Perdóname Juana Gutiérrez por el amor de Dios" repitiendo esta frase por tres veces y Juana Gutiérrez la perdonó. Después de esto, Ana González, pidió al fraile que tomara pluma y escribiera, que debía tres romerías: Una a la "Bienaventurada Santa Lucía, por mi hija María, que nació con un grano en un ojo". Una segunda por su hijo Luis, "al Bienaventurado San Blas", que había estado enfermo de una "esquencia" (amígdalas). Y por último otra romería al "Bienaventurado San Amaro por mi hijo Juan que cayó de una pared y se desconcertó", pidiendo las cumplieran y además mandó que dieran medio real de aceite a la Virgen de las Angustias, aclarado que lo había prometido. Por último pidió el alma que le dieran "medio tostón a la mujer de Domingo Francisco", por unas tijeras nuevas que le había prestado, se las perdió, se las había pedido y nunca se las pagó. Terminado esto el alma dijo que no tenía nada más que decir, el fraile le preguntó donde iba y ella le respondió que al Purgatorio.

El clérigo le inquirió sobre cómo lo sabía, a lo que respondió que su Ángel se lo había dicho. Entonces Juan Montiel le pidió que dijera el nombre del Ángel "que lo quería tener por su devoto y se lo dijo en latín, y lo escribió el Fraile, y no pasaron de cinco letras". Los asistentes le preguntaron el nombre del Ángel y este no quiso decirlo. En latín y con cinco letras podría ser Satán, el ángel malo, quien le esperaba a las puertas del Purgatorio y Montiel no quiso decirlo por miedo a herejía. Por último, el fraile le pidió una señal delante de todos. Después de despedirse y pedir perdón, dijo a su hermano Cristóbal González, que le perdonara por que le había hecho en su casa; y que le mirase por su hijo Salvador, por amor de Dios y de repente "botó por la cumbrera una piedra, del tamaño de un cuarterón, dentro de la casa, y abrió la puerta de un golpe con mucho ruido, y el Fraile cayó del escabel donde estaba sentado". En el lugar donde cayó la
piedra, nació el árbol de la paz, un olivo que según cuentan fue el primer ejemplar que floreció por aquel pago. Lo cierto es que un olivo viejo y retorcido por la brisa permaneció erguido hasta principios de los años cincuenta entre la casa y el aljibe. Hoy, otros caminantes, buscan su rastro en el sobrecogedor lugar donde el viento y el umbrío siguen recordando y repitiendo los desconsolados cantares de cuna de Ana González, el Alma de Tacande.

María Victoria Hernández

Alma Tacande

 BASES_CARTEL_ALMA_TACANDE.pdf


 BASES_CARTEL_ALMA_TACANDE.pdf