Reflexiones que fundamentan la selección en literatura infantil y juvenil

Las múltiples y variadas lecturas que he realizado a lo largo de estos años unidas a la experiencia que me ha aportado este laboratorio de investigación que se llama biblioteca, me permiten avalar la importancia de una cuidada selección en LIJ.
La elevada producción editorial podría decirse que es uno de los principales motivos que la evidencian y es que además, esta no siempre responde a los objetivos y necesidades informacionales o de ocio del potencial lector. Además, conviene recordar que en los últimos años, las citadas empresas han dado protagonismo y promoción a textos comerciales en detrimento, en muchos casos, de otros que pudieran tener mayor calidad.
Clarificados los principales motivos que a mi juicio, determinan esa criba, estimo conveniente definir qué criterios correspondería tener en cuenta para tal ejecución.
Para constatar la calidad de la obra, independientemente de que sea informativa o de ficción, resulta imprescindible llevar a cabo un análisis pormenorizado de la estructura interna (autoría y traductor si lo hubiere) y de los elementos externos (es decir, del formato).
En lo que respecta a los aspectos internos conviene valorar: la historia (qué ocurre, cómo se encadenan los acontecimientos), su estructura (cómo empieza, tiene coherencia, cómo se desarrolla la trama, el final es abierto o negativo), la técnica narrativa (se utiliza el diálogo, la descripción, la narración), el tono (es humorístico, dramático, violento), el ritmo (acelerado, lento, monótono), la dimensión estética y simbólica (encontramos comparaciones, metáforas, onomatopeyas) y por supuesto, el léxico (es genérico, especializado, innovador). También corresponde que nos detengamos en la construcción de personajes (están bien definidos, son coherentes, evolucionan o son planos), los escenarios (espacios geográficos) y los tiempos en los que se enmarca la historia.
Si hubiera ilustraciones (fundamentales en los álbumes y libros ilustrados) valoraríamos su dimensión técnica (grabado, collage, pintura, pluma, lápiz, fotografía), también la estética, la relación que pudieran tener con el texto (complementariedad, apoyo, contraste) y la novedad que supusieran respecto a otros libros infantiles y en relación a otras obras del mismo autor.
Tampoco debemos despreciar, por la gran información que puede aportar y por qué quizás consiga impresionar o no al potencial lector, su aspecto externo. Los materiales, las formas (variadas y diversas desde hace algún tiempo), el tamaño, la tipografía, la maquetación o las guardas (especialmente cuidadas en el caso de los álbumes) permiten determinar la durabilidad, su posible destinatario —por ejemplo un minilibro con la silueta de un animal y colores estridentes se identifica para primeros lectores— o incluso el coste.
Por último, no desatendamos las temáticas, los valores, las experiencias o las funciones que pudieran satisfacer esas lecturas. De cualquier manera, recomiendo procurar un equilibrio entre los aprendizajes que ese posible lector pudiera adquirir y las experiencias que le concederían esas lecturas que con toda probabilidad, contribuirán a enriquecer su bagaje lector.

DSCF0857

 

Hoy se abre el plazo para la inscripción en el III Campamento Lector que se desarrollará en la BPM Antonio Pino Pérez entre los días 29, 30 y 31 de agosto y 1 de septiembre de 10.00 a 13.00.

Los formularios se presentarán en la propia biblioteca en horario de 8.00 a 14.00, de lunes a viernes. El plazo de recogida finalizará el día 23 y se respetará, de forma rigurosa, el orden cronológico de entrega hasta cubrir el cupo. Si hubiera alguna baja, le sustituiría el siguiente de la lista.

DSCF0744

Estamos ultimando los preparativos y en pocos días abriremos la inscripción.

Como en anteriores ocasiones, pretendemos combinar los libros y la lectura para estimular la creatividad y la imaginación. Partiremos de una temática (que todavía no desvelamos con el fin de crear expectación) y en un entorno lúdico pretendemos: profundizar en ese saber, trabajar en equipo para reforzar el conocimiento mutuo y ayudarles a despertar el pensamiento crítico.

Esta actividad está orientada a niños de entre 6 y 8 años, es imprescindible la suscripción ya que se ejecutará en la biblioteca y por razones de espacio se limitará el número de participantes y es totalmente gratuita.